Llegando a la oficina como siempre una gran semana, el trabajo aquí nunca para, cientos de demandas y recursos se promueven los 365 días del año, pero hoy en especial se hará posible lo imposible.

  1. Antecedente.

Un servidor público con sanción de inhabilitación por diez años, derivado por una *infracción disciplinaria*; el asunto desde sus vías ordinarias fue mal planteado en su argumentación por el asesor legal.

La distinción es sencilla:

a) La Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado (Ley Burocrática)regula la relación laboral entre el ente público y sus trabajadores.

b) La Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, regula la responsabilidad administrativa de los servidores públicos emanada de una *infracción disciplinaria*.

De los referidos incisos podrán notar dos leyes distintas, dos connotaciones discrepantes, la litis central *una infracción disciplinaria*; pero la falta de conocimiento y distinción conllevó que la 2. Sala resolutora reconociera la validez del acto impugnado(lo que se traduce en inhabilitar al actor de su trabajo por 10 años lamentablemente).

Recordemos que al ser una sentencia de carácter definitiva da procedencia inmediata al 3. Juicio Amparo Directo; al turnarse el asunto para resolución y proyecto advierto que el asesor legal combate exactamente igual los argumentos reiterando lo dicho en la vía ordinaria.

4. Proyecto, si actuara de estricto derecho, los mismos argumentos al ser reiterativos devendrían de *INOPERANTES* (lo que se traduce en su no análisis), lo que conllevaría a negarse el Amparo y Protección de la Justicia Federal; y evidentemente el amparista sería inhabilitado por 10 años.

5. Estas sentencias son inatacables; salvo sus excepciones (constitucionalidad) que en este caso en concreto no se actualiza.

6. Sin embargo es notable reconocer que la justicia legal existe y la acción de amparo es el medio más ocurrido por los gobernados, ya que puede lograr grandes alcances; en la materia que yo me especializo desde hace 18 años “Administrativa”, es de total interpretación para los juzgadores, lo que se traduce en aplicar las leyes de manera garante al amparista supliendo en algunos casos todas esas deficiencias.

La moraleja de todo esto, es que al momento de elaborar el proyecto de sentencia la integración del Órgano Federal, *ordena suplir la deficiencia del concepto de violación al advertirse el daño irreparable al quejoso*, *con lo que estoy en total armonía*, pero endisonancia con la aplicación estricta de la ley; sin embargo por el otro lado del cristal cuando se emita el fallo en sesión pública el héroe del asunto será el abogado que ganó ese amparo, ese que seguirá pensando que su argumentación y actuar fue el correcto, ese que el día de mañana puede representarte y el ciclo volverá a comenzar.

SÍGUEME POR MIS REDES SOCIALES

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN