No soy Presidente, diputado o senador, pero también decreto y legislo mis propios sentimientos en una frase.

“Es increíble que hasta en lo intangible
exista un Juez de nuestros propios actos llamado “Karma”, el cual con el tiempo dicta su fallo y no admite recurso alguno.

Autor. Reik Molina